¿Conocías acerca de la clasificación de las fundaciones?

Los diferentes tipos de fundaciones se clasifican desde el punto de vista constructivo, de las siguientes formas:

  • Fundaciones superficiales

  • Fundaciones profundas

Hablaremos de las fundaciones superficiales:

Zapatas aisladas:

Son de carácter puntual, generalmente están constituidas por dados de hormigón de planta cuadrada.

Las fundaciones de zapata en general constituyen los tipos más usados tanto por su economía como por su sencillez de construcción.

Zapatas atirantadas:

Son de carácter puntual y trabajan de forma independiente, pero se encuentran unidas por una cadena apoyada al terreno al cual se diseña para evitar el movimiento horizontal relativo entre zapatas aisladas o para unir una zapata aislada a una función corrida.

Zapatas y vigas de fundación:

La viga de fundación es un elemento estructural que permite tomar las cargas de muro y transmitirlas a zapatas aisladas.

Puede haber varias razones para querer diseñar zapatas con vigas de fundación.

Zapatas corridas:

Cuando se trate de pilares alineados muy próximos a muros, o de equilibrar cargas excéntricas sobre las zapatas contiguas, se considera directamente el empleo de una zapata continua o zapata corrida.

Losas de fundación:

Tiene la ventaja de su gran sencillez de ejecución. Si las cargas y las luces no son importantes, el ahorro de encofrados puede compensar el mayor volumen de concreto necesario.

Losas con capiteles:

Se utilizan para aumentar el espesor bajo los pilares y mejorar la resistencia a flexión y cortante.

Los capiteles pueden ser superiores o inferiores teniendo estos últimos la venta de realizarse sobre la excavación y dejar plana la superficie del sótano.

Fundaciones profundas:

Pilotes prefabricados:

Estos se hincan en el terreno mediante maquinas del tipo martillo.

Son relativamente costosos ya que deben ir fuertemente armados para resistir los esfuerzos que se producen en su transporte, izado e hinca.

Pueden originar perturbaciones en el terreno y en las estructuras próximos durante su hinca, tienen la ventaja de que la hinca constituye una buena prueba de carga.

Pilotes in situ:

Estos se realizan en perforaciones practicadas previamente mediante sondas de tipo rotativo. Generalmente son de mayor diámetro que los prefabricados y resisten mayores cargas.

Encepados:

Los encepados constituyen piezas prismáticas de hormigón armado que transmiten y reparten la carga de los soportes o muros a los grupos de pilotes.

Como en la actualidad se emplean generalmente pilotes de diámetro grande por razones económicas, el número de pilotes por cada encepado no suele ser muy elevado.