Presentar Presupuestos de Obra Industrial en tiempos de crisis

Presentar Presupuestos de Obra Industrial en tiempos de crisis

Presentar Presupuestos de Obra en tiempos de crisis

No todos estamos preparados para enfrentar una crisis como la que está sucediendo ahora, no solo porque fue inesperada sino porque nos afecta local y globalmente, asimismo, todas las áreas económicas están resentidas. Sin duda, el sector de la construcción se ve tan afectado como las demás áreas, por lo que presentar inteligentemente un presupuesto de obras hace la diferencia entre mantenernos en el mercado y tener una base de clientes, o desaparecer del mismo.

Sin duda que un presupuesto de obra tiene consideraciones que son esenciales, puesto que las mismas no pueden obviarse dado que siempre van a estar presentes en una estimación de costos.  Estas consideraciones las podemos dividir en dos grupos: los costos directos y los costos indirectos.

Dentro de los costos directos que se presentan en un presupuesto de obras, tenemos el costo de materiales, alquiler y uso de equipos, y el pago de los salarios diarios al personal obrero.  En el caso de los costos indirectos podemos conseguir costos asociados al personal, que no están ligados a su salario diario, sus beneficios contractuales, pagos de servicios en obra (vigilancia, electricidad, agua, etc.), pagos al personal técnico (ingenieros), algunos otros costos administrativos y por supuesto la utilidad o beneficio que se desea percibir del producto final.  Porque una obra al fin y al cabo es eso, un producto.

Pero la gran pregunta en este caso sería: ¿cómo logramos juntar todo esto, para que nuestro presupuesto sea atractivo para el cliente?  Pues cada proyecto es único, y varía en función de las necesidades del cliente.  Sin embargo, existen algunos puntos de convergencia que trataremos de explicar aquí:

Identifica tus costos reales

Con esto se quiere decir que es importante ser lo más detallista posible a la hora de determinar que se necesita para ejecutar las diferentes actividades del proyecto.  Cuando hablamos específicamente de materiales, se debe tener claridad en el rendimiento que puede ofrecer determinado producto, puesto que a mayor rendimiento, menor será la cantidad a utilizar. Lo mismo sucede al calcular el uso de personal y equipos.

Define tu estrategia

Identificar a la posible competencia es primordial para definir qué hacer en el proceso.  También es necesario saber la necesidad del cliente con respecto a lo que espera, la ubicación del futuro proyecto, y posibles aliados comerciales.  Esto nos dará una idea más clara y más información que se puede utilizar en vías de realizar una oferta atractiva.

Planifica

Planificar en el tiempo tu obra, ayuda a determinar el posible flujo de caja general de tu proyecto, y con esto, la forma en cómo se puede sacar mejor provecho de los recursos a utilizar.  Esto ayuda incluso a poder prevenir en la etapa de presupuesto, un sobrecosto por una errónea asignación de cualquier recurso.

Considera alternativas a tu propuesta

Puede que una actividad presente varias soluciones, por lo que es realmente importante evaluar cual solución es la más factible tanto a nivel funcional, técnico y económico.  En el mercado existen nuevos productos con mayor eficiencia y menor costo que los productos tradicionales.

Ten en cuenta tus gastos administrativos o imprevistos

Estos costos son indirectos a las actividades de la obra, por lo que dependerán del tiempo que dure la misma.  En este sentido es importante realizar un análisis de los recursos que se necesitarían en el proyecto y que porcentaje de imprevistos podemos asignar, sin afectar el costo de la propuesta.  Al igual que los costos directos, mientras más optimices estos gastos, más atractiva será tu presupuesto.

Mientras más optimices tus costos, mayor será tu utilidad

Muchas veces olvidamos este punto, pero se puede presentar un presupuesto competitivo con un margen de utilidad amplio, siempre y cuando se apliquen los puntos arriba descritos de la manera más optimizada posible.

La elaboración de un presupuesto, para determinar el costo de una obra no es una tarea de una sola línea. Cada proyecto es distinto, y en base a ello cada uno debe analizarse de manera independiente.  Sin embargo, si se identifican apropiadamente las variables más importantes en cada uno de ellos, y se aplican debidamente los puntos arriba descritos, se tendrá una ventaja respecto a la competencia, puesto que se evidencia ante el potencial cliente, un dominio del área y una confianza que puede abrir las puertas a otros proyectos y clientes.